María Helguera

"Malevos" 2006 . 2007

La germinación

... Helguera exhibe su trabajo reciente. En estas obras ha recuperado los personajes porteños que inspiraban sus primeras piezas, aunque con un tratamiento formal muy diferente. Ahora se trata de una pintura más esencial o simplificada, trabajada con gran cantidad de pasta y espátula.

Ha incorporado, además, motivos iconográficos que me sorprendieron en la artista cuando los contemplé por primera vez: la Santa Cena , la Crucifixión , la Piedad … Hay también otro aspecto muy significativo: algunas de las figuras femeninas y masculinas se superponen y se confunden entre sí. Son como seres híbridos identificados en un abrazo de amor infinito.

Es difícil dar una interpretación a estas obras. En ellas se expresa la problemática de Maria Helguera como artista, pero también como mujer y como persona. La última milonga –título que evoca la Última cena-, por ejemplo, es un homenaje a Joan Hernández Pijuan, pintor recientemente fallecido y muy cercano a la artista. Y si aludo a este episodio es para explicar la complejidad y diversidad de mensajes implícitos en estas obras.

Ahora bien, en el contexto del proyecto que estamos desarrollando, este viaje de ida y vuelta entre Buenos Aires y Barcelona, las obras de Maria Helguera poseen otros sentido o, al menos, pueden leerse en otra dirección. Así, la identificación y la superposición entre las figuras masculinas y femeninas evoca esta interacción, tan importante en el trabajo de Helguera, entre las dos ciudades, una especie de asociación mágica. Las alusiones a la Pasión de Cristo -la Última cena, la Crucifixión , la Piedad- acaso se puedan identificar –entre otros aspectos- con el itinerario del exilio, o con la manera en que lo vivió María.

Hay otra pieza de la que hasta ahora no he hablado y que, para mí, es la clave de la exposición. Se trata de Las olas del tiempo , una suerte de instalación que consiste en una túnica blanca suspendida en el aire y rodeada de fragmentos de dibujos con el rumor del mar al fondo.

¿Por qué Las olas del tiempo ? En el vídeo que acompaña a la exposición María Helguera relata un episodio del trasatlántico que le llevaba camino del exilio en 1976. En la línea marítima que enlaza Buenos Aires con Barcelona, el barco en dirección a España se cruza con el que lleva el sentido contrario, hacia Argentina. En ese momento ambos hacen sonar sus sirenas estrepitosamente. Aquel viaje que emprendía implicaba una ida, pero presagiaba ya una vuelta futura. Así, María Helguera tenía que volver ...

¿Podría interpretarse esta túnica como el vestido del peregrino, aquel que realiza un viaje hacia la sabiduría? Al término del trayecto, el peregrino se despoja de las viejas vestiduras y se viste con un traje especial, símbolo de su transformación y purificación. El cambio de vestimenta representa el nacimiento del hombre nuevo, del mismo modo que el viaje significa una trasformación, la adquisición de un estado espiritual.

La túnica blanca de Maria Helguera, flotando en el aire, es un símbolo de purificación, representa un renacimiento. Pero precisamente por esta razón, en esta indumentaria está también escrita una memoria de dolor. El exilio, los “actos fallidos” de los que habla la artista, los errores, el sufrimiento… es lo que hace posible esa transformación espiritual. Esta vestimenta es también una suerte de tatuaje o de libro en el que están tejidos algunos de los motivos que se anunciaban en sus pinturas. Entre otros: la Crucifixión.

Como en los relatos de iniciación, temas tales como la Última Cena, la Piedad , la misma Crucifixión, así como los solitarios personajes porteños, son una ritualización del dolor: la forma en la que se expresa el sacrificio para transformarse y renacer. La creación es imposible sin dolor. Sólo de esta manera es posible obtener la energía necesaria para lograr la superación y transformación del yo. Éste me parece que es el mensaje de la exposición.

La Memoria de la Piel . Jaime Vidal Oliveras (fragmento)

Texto MARÍA PALAU

Texto ELENA CUESTA

Texto TERESA SESÉ

"La última milonga" Homenaje a Hernandez Pijuan, 2006. O. s/ tela 100 x 500 cm. (tríptico).

Perfilados bien por un fondo de paredes celestes o de cielo alto, dos compadritos envainados en seria ropa negra bailan sobre zapatos de mujer un baile gravísimo, que es el de los cuchillos parejos, hasta que de una oreja salta un clavel porque el cuchillo ha entrado en un hombre, que cierra con su muerte horizontal el baile sin música. Resignado, el otro se acomoda el chambergo y consagra su vejez a la narración de ese duelo tan limpio. Esa es la historia detallada y total de nuestro malevaje…

Jorge Luis Borges. Historia Universal de la Infamia

"Pieta" 2006 .O. s/ tela. 150 x 150 cm.

"Purita Casualidad" 2006 O. s/ tela. 150 x 150 cm.

"La novia criolla" 2006. O. s/ tela 200 x 150 cm

"La mesa roja" 2006 .O. s / tela. 85 x 435 cm. (tríptico)..




"Las olas del tiempo" Instalación: vestido ,piezas recortadas y cosidos,
círculo de 300 cm. de diámetro por 300 cm. de alto y sonido.